Todos nuestros operadores turísticos en cada destino cuentan con los protocolos de bioseguridad establecidos y políticas de reprogramación y cancelación flexibles.
¿Cuándo podremos volver a viajar? Revisa nuestras recomendaciones

En el Perú las montañas no solo tienen nombre, también tienen vida, y por lo general, especialmente en la sierra del país, son los apus protectores encargados de velar por el bienestar y el buen comportamiento de sus pobladores. Una de estas emblemáticas montañas, que además se encuentra cargada de historia, es el Huayna Picchu, cuyo nombre significa “Montaña joven”, y que se encuentra en el Cusco.

El Huayna Picchu se encuentra frente a la sagrada montaña de Machu Picchu y aunque tiene una altura menor que la otra, la ascensión a su cima resulta un verdadero reto para los que gusten del trekking de altura. El camino a la cima del Huayna Picchu inicia por un sendero estrecho al que se van sumando escalinatas que fueran labradas por los mismos incas. El camino a la cima del Huayna Picchu, desde donde se puede obtener una hermosa vista del Santuario de Machu Picchu, puede tardar aproximadamente una hora, si se goza de buenas condiciones físicas, y si las condiciones climáticas lo permiten.

Si bien el Huayna Picchu es una montaña que es visitada principalmente por ser un estupendo mirador desde el cual apreciar el Machu Picchu, la verdad es que esta montaña presenta en sí misma importantes estructuras arqueológicas, labradas y trabajadas por los mismos artífices de la ciudadela inca a la que esta montaña observa.

Las principales estructuras que se encuentran construidas en el Huayna Picchu son terrazas así como también recintos habitacionales. Se piensa además, que un importante número de las estructuras que se construyeron en el Huayna Picchu habrían funcionado también como observatorios astronómicos, así como también, debido a su ubicación, para obtener una vista privilegiada de los caminos que conducían a la ciudadela de Machu Picchu, lo que garantizaba aún más seguridad del santuario.

Uno de los atractivos arqueológicos más representativos del Huayna Picchu, se ve manifestado en el llamado Templo de la Luna, una construcción que se encuentra en la parte posterior de la montaña, y que se asienta en una cueva, lo que da la sensación de que esta sostiene los enormes peñones del cerro. Lo interesante de esta estructura, además de su forma, es lo desconocido de su utilidad, ya que si bien se le conoce con el nombre de “Templo de la Luna”, se desconoce si este era el fin del recinto, o si acaso se trataba de un puesto de vigilancia, un adoratorio a alguna otra deidad, o acaso, respondía a fines funerarios.

Quien tenga interés en acceder a la Montaña Huayna Picchu, debe saber que el ingreso al lugar solo se permite en ciertos horarios y los interesados deben inscribirse con anticipación para poder realizar el recorrido hacia la cima. No solo deberá reservar cupo, sino también despertarse a tempranas horas para no perder la oportunidad de ascender por las ancestrales escalinatas de este apu del Cusco. Hay que tener presente que como máximo pueden ascender 400 personas por día divididas en dos grupos. Para asegurar su visita, se recomienda contactar con alguna compañía turística especializada.

Ver todos los tours en Cusco

Datos útiles sobre Huayna Picchu

Medium_huaynapichu_mount
Huayna Picchu

Ubicación en Huayna Picchu

Región Cusco

Provincia Urubamba

Distrito Machupicchu

Latitud -13.1572

Longitud -72.5474

Altitud 2415 msnm

Ver Mapa

Clima de hoy en Huayna Picchu